Vivir

Este post no estaba programado, solo sentí ganas de escribir lo que estoy pensando, en realidad, algo que ha estado resonando en mí hace ya un buen  tiempo. Los grandes santos y sabios lo han mencionado, han recomendado que pensemos en ello y lo tengamos  presente ( pues nunca se sabe) seguramente lo han escuchado o leído alguna vez.  No es otra cosa que la idea de vivir como si fuera el último día o el de tener siempre en mente que podemos morir en cualquier momento, se trata  de apreciar cada segundo que tenemos, lo he tratado de poner en práctica y en eso me he percatado  que hay  personas que  literalmente desperdician sus vidas, si comprendiéramos esto  de verdad, dejaríamos de hacer tantas cosas en las cuales despreciamos las oportunidades de vivir que tenemos, si  lo pudiéramos entender antes  que vengan los arrepentimientos y lo inevitable.  En  lo común pensar así nos ayudaría a trascender los problemas o incomodidades supremamente insignificantes, que a diario sufrimos y  por los que frecuentemente las personas hacemos una tragedia griega.

En estos días iba camino al trabajo y volvió a mí el pensamiento, vive como si fuera tu último día, entonces  pensé: si supiera que es  mi último día, no estaría camino al trabajo.

Anuncios