Vivir

Este post no estaba programado, solo sentí ganas de escribir lo que estoy pensando, en realidad, algo que ha estado resonando en mí hace ya un buen  tiempo. Los grandes santos y sabios lo han mencionado, han recomendado que pensemos en ello y lo tengamos  presente ( pues nunca se sabe) seguramente lo han escuchado o leído alguna vez.  No es otra cosa que la idea de vivir como si fuera el último día o el de tener siempre en mente que podemos morir en cualquier momento, se trata  de apreciar cada segundo que tenemos, lo he tratado de poner en práctica y en eso me he percatado  que hay  personas que  literalmente desperdician sus vidas, si comprendiéramos esto  de verdad, dejaríamos de hacer tantas cosas en las cuales despreciamos las oportunidades de vivir que tenemos, si  lo pudiéramos entender antes  que vengan los arrepentimientos y lo inevitable.  En  lo común pensar así nos ayudaría a trascender los problemas o incomodidades supremamente insignificantes, que a diario sufrimos y  por los que frecuentemente las personas hacemos una tragedia griega.

En estos días iba camino al trabajo y volvió a mí el pensamiento, vive como si fuera tu último día, entonces  pensé: si supiera que es  mi último día, no estaría camino al trabajo.

Anuncios

Mi testimonio

Voy a contar lo que estoy completamente seguro es lo mejor que puedo decirles acerca de mí.  Algo que me cambió la vida,  y aunque suene dramático, es así. Voy a relatar mi testimonio.

Pero antes me gustaría hacer unas aclaraciones. Cuando me propuse escribir mi testimonio,  pensé: qué pasaría si siglos después por alguna extraña causa, una civilización futura encontrara el escrito a modo de documento arqueológico. Entonces decidí colaborar con esos hombres del futuro y  ahorrarle el trabajo  científico, histórico, literario, teológico, psicológico, sociológico, arqueológico, antropológico e incredulógico, y apuntar algunas cosas para que tal civilización, entienda  el mensaje así como lo voy a decir y no como otros quieran que se entienda en un futuro lejano o  próximo.

La primera aclaración es que no hay ningún mensaje oculto, ni ninguna clave, ni llave, número, enigma o secreto a descifrar. Mi testimonio no pretende demostrar ninguna teoría del universo, de la evolución o cualquier otra del campo científico. Mi conocimiento de la ciencia es deficiente, no sé muy bien  cómo es que se produce el rayo, hay algunos que atribuyen a eso muchas cosas. Tampoco mi relato quiere engañar  incautos, ni instaurar una estructura de poder opresora o inquisidora. No es una determinación de mi contexto histórico social debido a que en mi contexto histórico social no hay nada que me determine (a mí o a alguien); Y en la mal interpretación de hoy día, que así fuera, el contexto no da para eso.  Mi testimonio no es el único, ni el primero, ni el último, atraviesa la historia del cristianismo conectándome con ella y con los cristianos de antes de la explicación del rayo, los de después,  los de hoy, los de siempre, sin más.

Hace tiempo me encontraba en mi casa, era un día de semana y empezaba la tarde  no tenía nada que hacer por varias razones, la principal es que me habían expulsado de la universidad por un problema de alteración de unas calificaciones, sin embargo, era un muchacho normal, no he sido ningún delincuente o  mala conducta. Lo cierto es que estaba ahí sin hacer y me puse a ver la televisión, pasaba de las telenovelas, pero en eso  me encontré con un canal, en donde estaba un señor[1] hablando con una Biblia en la mano, me quedé viendo un rato a ver qué decía, luego sacó una guitarra empezó a tocarla mientras contaba una historia que le había sucedido, yo me quedé como en shock desde que comenzó a tocar. Luego  de haber relatado su testimonio acerca de unos ángeles y unos niños, cantó lo siguiente: “Gloria, gloria, a Jesús El Señor al Cordero de Dios”.   Aquí viene lo difícil, porque no sé explicar lo que sucedió o mejor dicho lo que sentí. Fue como una especie de corriente, lo que sí sé es que lloré, no sabía por qué pero así era. En fin, desde ahí las cosas se volvieron algo raras para mí hasta entonces, me dieron ganas de leer la Biblia y la leía como quien come con hambre, antes había leído algún evangelio y el Apocalipsis; pero esta vez era distinto, como dicen los cristianos y no exageran al respecto, las palabras estaban vivas. Empecé a cantar como loco,  aprendí canciones, oraba y tenía unas ganas inmensas de orar, me emocionaba que llegara la noche para poder orar. Sentía una paz única, una felicidad, vi el mundo de otra forma. Todo eso era extraño nunca había  sentido algo así, no entendía que me pasaba, nunca había sido religioso, tal vez un poco espiritual a modo moderno, creí alguna vez que Jesús era extraterrestre,  de hecho nunca hice la comunión siendo católico y en la escuela cuando nos llevaban a misa, a veces para no entrar, decía que era de otra religión y muchas otras cosas mas.

Todo eso cambió desde ese día, ese día Dios me encontró, a partir de ahí la vida me cambió, me parece  imposible que pase algo así y que no ocurra nada, que no venga transformando, cambiando fines, cambiando rumbos. Entonces empezó un camino que apenas después de cinco años comienzo, acompañado por  Él y por muchos otros que como yo  han tenido ese encontronazo sin parangón.

[1] Martín Valverde cantante católico

Intento de introducción a Chesterton

Meter a Gilbert Keith Chesterton en algunos post es realmente una injusticia, a lo mejor un blog entero chestertonsería un poco más justo y seguramente otro texto mejor que éste lo sea más. Lo digo porque es un personaje único, un personaje que  estoy conociendo y me ha regocijado bastante, para mí, unas de las mentes y personalidades más geniales de la época moderna, precisamente porque no fue moderno. Lo que quiero, es hacer un esbozo muy general de las cosas que leído acerca de su vida para darnos una idea de quien es. Pero, hay mucho más por descubrir y en post futuros veremos distintos tópicos acerca de su niñez y estudios, también de su vida diaria, proceso de conversión u otra cosa que vaya encontrando.

Dejemos que él mismo se presente y nos cuente un dato básico, su nacimiento:

“Con esa reverencia y esa credulidad ciega que me  son tan características, cuando de la tradición y de la mera autoridad de mis mayores  se trata, me he tragado sin rechistar y casi supersticiosamente- un cuento que no me fue posible comprobar a tiempo, a la luz de la experiencia del juicio propio. Me hallo, por tanto, firmemente convencido de que nací el 29 de mayo de 1874…”[1]

Chesterton  es Inglés, de una familia de clase media y socialmente anglicana.  Tuvo dos hermanos, una hermana mayor que muere a muy temprana edad cuando Chesterton tiene  3 años y  luego vendrá otro hermano menor llamado Cecil que le hará buena compañía por un buen tiempo. Creció entre la literatura y pinturas de su padre, éste al parecer era una artista frustrado y Chesterton estuvo muy influenciado por él.

Se dice que Chesterton fue de profesión periodista (aunque no logró culminar ningún estudio académico formalmente),  yo lo considero esencialmente escritor, además de  teólogo, poeta, apologista, filósofo, profeta y hasta santo.  Sus obras sorprenden a primera vista por la cantidad de cosas que escribió, según lo que he leído, tiene más de 100 libros y miles de  ensayos y artículos periodísticos; en realidad este hombre no descansaba en lo que se refiere al ejercicio de escribir, sobre este punto abordaremos después porque es muy curioso y a mí me impresiona particularmente.

Chesterton tiene una sorprendente forma de escribir, en donde utiliza la paradoja para resolver los problemas, al igual que las sentencias que nos dejan pensado un buen rato para al final, darle la  razón. De igual forma sus escritos tuvieron y tienen gran recibimiento por convertir las cosas complejas en cosas sencillas,   de manejar un amplio conocimiento de cualquier tema,  con la sorprendente habilidad de mezclar cosas de profundidad intelectual con las cosas cotidianas. Algo constante en su escritos y en su vida es el humor, toda su obra y cotidianidad esta llena de él, te hace reír a medida que te hace pensar, que más se puede pedir. Sus escritos más importantes son: El hombre que era  Jueves, la serie del padre Brown, Ortodoxia, El hombre eterno, y varias biografías recibidas con elogios por la crítica. Haciendo  una clasificación de sus libros, tenemos: De cuentos detectivescos, de ficción, apologéticos, filosóficos, políticos, ensayistas y biográficos, así como ya mencioné, miles de artículos y varios libros de poesía.

Traté de hacer una introducción, es difícil sintetizar a Chesterton porque hay muchas cosas que quisiera decir, por eso haré más post. Finalizo tratando decir en pocas palabras lo que para mí es Chesterton y se hagan una idea de este hombre, no total, pero sí más clara que el desorden que escribí arriba y tratando de corresponder con lo que yo creo fue su  vida. Chesterton fue un hombre alegre y  feliz, que vivió  en libertad y en amistad  con la vida y los hombres, con su humor, poesía y pensamiento buscó la verdad  y la encontró, además,  un genio.


[1] Autobiografía