El humor del relativismo II

– Por Dios María, toda la familia está cansada de decirte que no estás gorda que ya pareces un esqueleto andante, come algo por favor…

– ¡Están locos! hasta cuando van a querer imponerme su verdad,  si vieran con mis ojos no dirían lo mismo.

Anuncios