La Teología es como un mapa

Todos me han aconsejado que no diga lo que voy a decir en este último libro. Todos dicen: “El lector común no está interesado en la teología; háblales en cuanto a lo que es la sencilla religión práctica”. Pero no he seguido su consejo. No pienso que el lector común sea tan falto de buen sentido. Teología significa “la ciencia de Dios”, y creo que a cualquier hombre que desea pensar en Dios le gustaría tener las ideas más claras y precisas que en cuanto a El se tengan. No somos niños; ¿qué razón existe, entonces, para tratarnos como si lo fuéramos?

En cierta forma entiendo muy bien por qué ciertas personas le hacen ascos a la teología. Recuerdo que una vez cuando estaba dando una conferencia a personas alistadas en la fuerza aérea de la Gran Bretaña, un viejo y algo amargado oficial se levantó y dijo: -No me interesa en lo más mínimo este asunto. Pero yo soy lo que podría llamarse un hombre religioso. Sé que existe un Dios. Lo he sentido cuando me he visto solitario en el desierto en medio de la noche: el tremendo misterio. Y por ello no creo en sus dogmitas y formulitas en cuanto a El. A todo aquel que se ha enfrentado a Dios de verdad todas estas cosas le parecen insignificantes, pedantes e irreales. En un cierto sentido estoy de acuerdo con ese oficial. Pienso que en el desierto él tuvo una experiencia real con Dios. Y cuando pasó de la experiencia a los credos cristianos, creo que estaba pasando de una cosa real a otra menos real.

De igual manera, si alguien se halla contemplando el Atlántico desde la playa y luego pasa a mirar un mapa del Atlántico, también estará pasando de algo que es real a otra cosa que es menos real; está pasando de olas de verdad a un trozo de papel coloreado. Pero aquí llegamos al punto. Se sabe que el mapa es eso: un trozo de papel coloreado, pero hay dos cosas que se deben recordar en cuanto a él. En primer lugar, se basa en lo que cientos y miles de personas han hallado al navegar por el Atlántico. En ese sentido tiene tras sí multitud de experiencias que son tan reales como la que obtenemos al mirarlo desde la playa, con esta diferencia: que la experiencia nuestra es un solo vistazo a lo verdadero, al paso que el mapa fija en forma conjunta multitud de otras experiencias. En segundo lugar, si se desea ir a alguna parte, el mapa se hace indispensable. Mientras nos contentamos con pasear sobre la playa, contemplarlo tiene mayor atractivo que contemplar un mapa. Pero el mapa es más útil si se desea pasar de un continente a otro. La teología se asemeja a un mapa.

El mero pensar y aprender en cuanto a las doctrinas cristianas es menos real y menos emocionante, si es que no se pasa de ello, que la experiencia de mi amigo en el desierto. Las doctrinas no son Dios: son sólo una especie de mapa. Pero tal mapa se halla basado en la experiencia de personas que realmente estuvieron en contacto con Dios, experiencias comparadas con las cuales las emociones o sentimientos piadosos que podamos tener de nuestra parte son muy elementales y confusos. Y en segundo lugar, si se desea avanzar, es necesario utilizar el mapa. Lo que a aquel hombre le sucedió en el desierto puede que haya sido real, y ciertamente que fue emocionante, pero nada resultó de esto. A ninguna parte lleva. Nada hay que se pueda hacer con ello. En efecto, es por ello que una religión vaga, que se limite a sentir a Dios en la naturaleza y cosas por el  estilo, es tan atractiva. Es todo sentimiento pero sin logros, como contemplar las olas desde la orilla del mar. Pero no se llega, digamos, al puerto de Newfounland con el mero estudio del mar que se haga en esta forma. Y no se llegará a la vida eterna buscando la presencia de Dios en las flores o en la música. Y tampoco se va a ninguna parte contemplando los mapas sin penetrar en el mar. Ni se estará muy seguro si se penetra en el mar sin un mapa.

En otras palabras, la teología es algo práctico, especialmente en nuestra época. En el pasado, cuando había menos educación y menos discusión, tal vez era posible arreglárselas con unas cuantas ideas sencillas en cuanto a Dios. Pero en nuestros días ese no es el caso. Todo el mundo lee, todo el mundo oye los debates. Por consiguiente, el que no se le ponga atención a la teología no quiere decir que no se tenga idea alguna en cuanto a Dios;  quiere decir que se tiene un gran número de ideas equivocadas: ideas malas, mutiladas y obsoletas. Porque gran número de las ideas que en cuanto a Dios se hallan en vaga en nuestra época son simplemente  las que los verdaderos teólogos estudiaron hace ya siglos-y las descartaron. Creer en la religión popular que, por ejemplo, impera en la Inglaterra de nuestros días es un retroceso: es como creer que la tierra es plana. Porque pensándolo bien, ¿no es la idea popular en cuanto al cristianismo que Jesucristo fue un gran maestro humano, y que si tomamos sus enseñanzas y sus consejos podremos estar en condiciones de  establecer un mejor orden social y evitar otra guerra? Y esto es muy cierto. Pero con ello se está expresando mucho menos de lo que es la verdad total del cristianismo y no tiene en  manera alguna importancia práctica.

Es muy cierto que si siguiéramos el consejo de Cristo pronto nos veríamos viviendo en un mundo más feliz. Pero para esto no se necesita ir tan lejos como hasta Cristo. Si hiciéramos todo lo que Platón, Aristóteles, Confucio no han dicho, estaríamos mucho mejor de lo que estamos. ¿Entonces, qué? Nunca hemos  seguido el consejo de los grandes maestros. ¿Por qué habríamos de empezar a hacerlo ahora? ¿Por qué es más probable que sigamos a Cristo que a otro? ¿Por qué es el mejor maestro de moral? Pero eso hace aún menos probable que le sigamos. Si no podemos tomar las lecciones elementales, ¿qué probabilidad hay de que aprendamos las más avanzadas? Si el cristianismo no es más que unos cuantos buenos consejos más, el cristianismo carece de importancia. No ha habido falta de buenos consejos durante los últimos cuatro mil años. Y unos cuantos consejos más no van a cambiar el cuadro de nuestra situación actual.

C.S. Lewis,  Mere Christianity, Editorial Caribe

Anuncios

4 Respuestas a “La Teología es como un mapa

  1. Hola Siquem,

    la primera vez que me paso por aquí a través del blog de GKCh y te leo este párrafo del libro “Mero cristianismo”, cuando hace una semana que yo he publicado otro de ese libro en mi blog: http://rictusmorte.blogspot.com/2009/08/lewis-la-trinidad-y-la-oracion.html

    A continuación de ese párrafo comenzaba también Lewis ha hablar de la teología.

    A mí me parece que la Teología es el cúlmen de todas las ciencias, ya que si éstas, incluida la filosofía, tienen por objeto la búsqueda de la verdad, la Teología ha encontrado esa Verdad e intenta hacerla cognoscible.

    Magnífico libro el de Lewis. Con ejemplos, como el del mapa, sencillos y comprensibles. Un saludo

    • Gracias por tu comentario Rictus, sin duda lo que más sorprende de Jack es su pedagogía. La teología puede encontrar la Verdad, pero lo sorprendente, por lo menos en la teología cristiana, es que la Verdad la ha encontrado a ella.

      Saludos

  2. Hola, Yasser; Hola, Ric:

    Conforta mucho el ver reunidos aquí, en el blog Siquem, a dos amigos tan excelentes como vosotros. Celebro que os conozcáis y que compartáis la afición por…

    -la lectura, en general;
    -la lectura de libros de teología;
    -la lectura de libros de C. S. Lewis;
    -la lectura de libros de Chesterton;
    -la lectura de libros de J. R. R. Tolkien;

    …y de que compartáis muchas otras cosas más.

    Enhorabuena por esta entrada, Yasser: Lewis es un escritor muy sugestivo, y sensato. Celebro que traigas aquí unos párrafos suyos tan esclarecedores y tan bien escritos (más allá de traducciones).

    Un fuerte abrazo, a los dos, Yasser y Ric

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s