La Odisea de los libros

Por fin voy hacer de esto un verdadero blog y contaré cosas de la vida diaria, aunque siempre lo hago pero no de forma personal, pues todo lo que coloco son cosas que leo, veo, y pienso en este momento o recientemente; por eso no sé si se note la insistencia en algún autor.

Como sabrán los que se pasan por aquí de vez en cuando, Lewis es uno de mis autores preferido, por no decir el único porque en realidad mentiría. El hecho es que Lewis, como sucede en muy buena parte con sus lectores, me llevó a Chesterton, (pronto estaré hablando sobre él) y como soy algo entusiasta (para no decir fanático) en las cosas nuevas que me gustan,  quería todos los libros, ensayos, cartas, discursos, todo. Así zarpé a la travesía de encontrar todo su material, estrellando mi barco del entusiasmo en las primeras librerías que pregunté pues no tienen idea de quienes son éstos. Gracias a la misericordia de Dios pude encontrar algunos libros de Lewis y de Chesterton, de este último en digital lo cual me mantuvo sobrio por algún tiempo, pero al ver la cantidad de obras escrita que me faltan la verdad es que dan ganas de llorar de la impotencia, porque no se consiguen fácilmente; por lo menos aquí en mi país.

Hay 2 libros que deseaba leer como aquel niño que sueña con un viaje a Disney  o aquellos novios una casa para casarse, aunque guardando las diferencias porque lo que yo quería eran unos simples libros de Chesterton: “El hombre eterno” y  “Santo Tomás”, en fin, pensaba que nunca los iba a leer…  Un día encuentro que una amiga mía que trabaja en una biblioteca de una universidad, me dice que busque en la base de datos y para mi sorpresa estaba el libro de santo Tomás, así que ella lo pidió y me lo trajo. Por causas de la vida apurada que llevamos debía fotocopiarlo pronto para devolvérselo y regresarlo, pero el sábado que tenía pensado hacer esto, mi novia me dice que necesitaba unos afiches para una actividad que tenía en clases, así que muy atento y amable (después de quejarme unos segundos, en verdad fueron sólo unos segundos) fui a una librería a buscar los afiches y a fotocopiar de una vez el libro, lo que no me esperaba yo es que en esa librería, después de ver afiches de Jesús llamando por  celular y  otro en una moto, vería esto:

Realmente fue emocionante. Esto lo vi después de preguntar si había libros de Chesterton, a lo  que me remitieron a una voluminosa  y costosa biografía para  la cual estoy reuniendo. Sin embargo,  paseándome por el estante vi esto:

Así que declare:

-Pero aquí hay más libros…

-Sí, sí hay más libros

No me acuerdo que fue lo que pensé, creo que nada malo por la emoción, al final terminé llevándome el que iba a fotocopiar

Tenia ganas de llevarme el afiche de Jesús para mostrárselo a Lisset pero  ya me había pasado del presupuesto,  fuera sido muy buena la broma y se los podría mostrar en este momento y  estarían riéndose es muy chistoso..

Fue un día ¡maravilloso! Pero eso no es todo, quince días más tarde volví por estos:

Y una semana antes Lisset me había regalado este:

Estoy como aquel papá que le nace un hijo y se siente orgulloso y quiere que la gente lo vea.

Sin embargo, continúa la travesía, estos personajes escribieron bastante. Ya alcanzada una meta surgen otras, ahora estoy detrás de la Autobiografía  de Chesterton, si algún admirador de él la tiene y se siente identificado o no con mi historia , contácteme: hará una acto de misericordia. Tengo otros ubicados de Lewis cuando los tenga de seguro les tomo las fotos para que vean al resto de los bebés.

El que busca, encuentra

Anuncios

2 Respuestas a “La Odisea de los libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s