¿Qué hacer con mi dinero? … y ¿Con mi corazón? (Parte I/III)

Tal vez pienses, bueno y que tiene que ver el título con lo que aquí esta escrito. Sí, tienes razón, tal vez no es tan lógico, pero me gustaría que leyeras todo este testimonio para que puedas entender que hacer con tu dinero y con tu corazón.

Entre los meses de noviembre y diciembre del año que acaba de terminar, tuve la oportunidad de visitar dos casas hogares mantenidas por una iglesia cristiana evangélica, y debo comentarles que me sentí muy llena de amor, de verdadero amor.

Primero, fui una casa hogar con niños y niñas entre dos y cuatro años de edad. Una amiga cristiana, la cual había trabajado allí me había invitado hace tiempo, pero nunca se había dado la oportunidad, sino hasta entonces.

Esto fue una experiencia maravillosa desde que llegue hasta que me despedí de mi amiga aquel día.

Al llegar dos de los niños buscaron mis brazos (al abrazarlos me sentí muy bien), pude sentir que aún cuando hay una pareja la cual hace el papel de mamá y papá de eso 13 niños (que para la fecha había) y a quienes le aplaudo la tremenda obra que hacen, ellos necesitaban más amor y más abrazos.

Tuve la oportunidad de jugar con ellos un buen rato y confieso que quede súper agotada. Mi amiga llevó golosinas y ellos saltaron de emoción je je. Me llenó de mucha alegría saber que a pesar de su situación un chipilin de estos comenzó a bailar con mucho ánimo y con pasos de su autoría, cuando escuchamos alabanzas al Señor Jesús.

Algo que me llamo la atención era que un niño y una niña no jugaban con nosotras, y pensé que quizás era timidez, espero que eso sea la causa, pero ya al final cuando hacíamos el último juego por el día y para dar retorno a casa, ellos se integraron y saben qué…. los vi sonreír, aún cuando me acuerdo me dan ganas de llorar, porque pienso que estos niños y niñas los cuales no viven con sus padres biológicos, aún tienen una sonrisa para regalar.

En el autobús de vuelta a casa, mi amiga me contó la historia de cada uno de ellos y de verdad que no llore en el carrito por puesto porque me aguante, pero cada uno de ellos y ellas con una historia una más triste que la otra.

Una de las historias que más me conmovió fue, la de un niño que los bomberos consiguieron en un basurero comiendo desechos, cuando se dieron cuenta: el niño era autista. La hipótesis que se maneja es que esa era la razón por la cual sus padres lo habían abandonado (que triste).

En el grupo había uno con una sonrisa de picardía tremenda, a éste sus padres, lo iban a buscar de vez en cuando, pero nunca se quedaban definitivamente con él. Y pregunte por qué y mi amiga me explicó que la mayoría de las madres y padres de esos niños y niñas tienen problemas de drogadicción, alcoholismo y prostitución.

Me contó que allí había un niño que a ella le encantaba, pero por no tener una estabilidad económica no lo podía adoptar, sin embargo una pareja lo adoptó y ahora el niño estaba en un hogar.

De verdad les digo que fue una experiencia única. Para la próxima les cuento como me fue en la otra casa hogar donde el Señor me mostró su misericordia para mí y para esos bellos valuartes.


“La mujer cuando da a luz tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz a un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.”
Juan 16:21

Anuncios

5 Respuestas a “¿Qué hacer con mi dinero? … y ¿Con mi corazón? (Parte I/III)

  1. Te felicito por la experiencia (es un placer conocerte), yo mismo en la juventud viví algunas experiencias de este tipo y son totalmente enriquecedoras, seguramente es algo para plantearse ¿que hacer con mi dinero y mi corazón? creo que la palabra de Dios es muy clara hay mas dicha en dar que en recibir, de allí que el vacio del ser humano solo se llena con experiencias como éstas, algunos somos mas duros que otros, eso es también cierto, y algunos con el tiempo (no me pregunten por que), nos endurecemos poco o bastante dependiendo de las expriencias, las necesidades y el valor que le demos a cada cosa. Ánimo, esperamo las otras partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s